Nube Deportiva

BOS 3 – 1 IRN

Dzeko marcó el primer gol del encuentro con un disparo cruzado. Foto: Getty.

Los europeos se despidieron con orgullo del Mundial tras imponerse a Irán por 3-1. Dzeko, Pjanic, Vršajević hicieron los goles bosnios. Los dos se quedaron afuera del Mundial.

No hubo milagro por parte de Irán. El cuadro asiático se despidió de la Copa del Mundo con el anhelo de una calificación que Bosnia-Herzegovina se encargó de destrozar. Un contundente 3-1 culminó la participación de ambos equipos en la Copa del Mundo de Brasil 2014.

Irán nunca mostró hambre ni capacidad para ir por el triunfo. Bosnia, con un poco más, se impuso en todas las zonas del campo para cerrar de una manera decorosa su primer Mundial en la historia.

El primer lapso fue sumamente peleado y sobre todo, muy ríspido. Irán llegaba con la necesidad de sumar de a tres, unidades que le entregarían cuatro puntos en su grupo para arrebatarle el segundo puesto del sector a Nigeria. O al menos empatarle.

Bosnia, ya eliminado, no tenía absolutamente ninguna necesidad más que la de cerrar positivamente la Copa del Mundo. Luego del silbatazo arbitral, en el campo se vieron necesidades distintas. Los bosnios parecían los que requerían la victoria y los iraníes daban la impresión de estar eliminados.

Reza Ghoochannejhad, el jugador más talentoso de Irán, no se encontraba en el campo ante la atenta mirada de la zaga de Bosnia. Adelante, entre Edin Dzeko y Vedad Ibisevic comenzaban a generar peligro sobre el marco de Ali Haghighi.

No tardó en reflejarse en el marcador el dominio bosnio. Tuvo que ser el futbolista más mediático y determinante de Bosnia el que abriera el marcador, y lo terminó haciendo con un golazo. Edin Dzeko se plantó en medio de dos jugadores iraníes y con base en su potencia sacó un zurdazo, imponente y colocado que hizo imposible la estirada del arquero de Irán.

Nota completa: http://bit.ly/UKBwMP